Viajar, la sensación constante de una primera vez

Viajando se experimenta el principio infinito que impulsa al hombre a moverse. Viajando, se aprende inevitablemente a querer entender, aunque sea entre líneas, el por qué de las cosas. Implica albergar una emoción casi pueril, la sensación, constante de una primera vez