Barcelona es una ciudad diferente, viva, cosmopolita y llena de originalidad, en ella se siente la presencia de un genio que parece flotar omnipresente por la urbe. Es la figura de Gaudí, el arquitecto que hizo de Barcelona la ciudad que muchos visitan sólo por contemplar su gran obra esparcida por diferentes barrios. No en vano fueron ideados por Antoni Gaudí i Cornet, 7 de las 9 obras declaradas como Patrimonio de la humanidad en la ciudad, tampoco es casual que La Sagrada Familia sea el monumento de pago más visitado de toda Barcelona.

En Gaudí encontramos una originalidad muy propia, desconcertante muchas veces para la época que le tocó vivir. Sus enrevesadas formas coronan elementos que nacen clásicos como en las columnas del Park Güell o las grandiosas torres de la Sagrada Familia.

Gaudí no siguió normas, no dudó ni un momento de su atrevida originalidad y eso es sin duda parte de su innegable legado.

En su obra podemos entrever destellos del arte clásico, gótico, modernista y también del estilo mudéjar, pero todos tan compenetrados con su propia individualidad imaginativa que no sabemos dónde empieza un estilo y donde termina otro, es indiscutiblemente: genialidad gaudiana. Lo mismo puede decirse de la disciplina que desarrolló: la arquitectura. Es difícil comprender solo dentro de una disciplina su obra, Gaudí no es solo arquitecto, es escultor de formas imposibles, es un poeta del diseño. La piedra en sus obras, adquiere un estilo tan vivo que parece mentira que un material tan rígido pueda tornarse en tan flexibles formas.

La arquitectura de este genio parece un baile íntimo entre los materiales y la espiritualidad que él quería imprimirle a sus obras. Observar la Casa Batlló o La Pedrera, por ejemplo, es un ejercicio para la imaginación y la creatividad, uno llega a preguntarse cómo un edificio puede ser a la vez, tan bello, enigmático y funcional, al final no podemos olvidar que son residencias. Así era Gaudí, sabía darle vida a los elementos, era parte de su genio, de su construcción orgánica, de su originalidad.

 

Esta publicación es una versión resumida del artículo original que podréis encontrar en la edición impresa.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn